Previsión de crecimiento de nube en los próximos años

La informática en la nube, o cloud computing, todavía sigue siendo uno de los pilares fundamentales de las tecnologías de la información y la comunicación en las empresas que, cada día más, siguen apostando por este modelo basado en el pago por uso. Según Gartner en sus últimas previsiones de abril de 2018, el mercado de los servicios de nube se incrementará durante este año en un 21.4% hasta un total de 186.4 Billones de dólares.

Especialmente en lo que respecta a la adopción para cargas de trabajo actuales (infraestructura como servicio o IaaS) y para la creación de nuevos servicios de valor de tipo Software como Servicio o SaaS, para lo que se utilizan los SDK y componentes que facilitan la implementación de arquitecturas de tipo serverless que conocemos en las diferentes nubes como elementos de Plataforma como servicio o PaaS.

Figura 1. Previsión de crecimiento de servicios de nube pública a nivel mundial. Fuente: https://www.gartner.com/newsroom/id/3871416

En SolidQ llevamos apostando por los servicios de nube pública e híbrida desde 2011, donde introdujimos una nueva área de especialización basada, entonces, en Microsoft Azure, y que ha ido creciendo año tras año, en proyectos de adopción, pilotos, migraciones y normalización de procesos de nube, y que se ha ido expandiendo hasta otros modelos como Amazon Web Services (AWS).

Cada vez más, las organizaciones se van haciendo eco de la importancia y las ventajas de este modelo, y son numerosas las empresas que comienzan a implementar pequeños proyectos de prueba para evaluar cómo funciona la propuesta de servicios de nube pública y a introducir determinadas cargas de trabajo más tradicionales y menos críticas bajo el paraguas del paradigma Cloud.

Es por ello, por lo que desde SolidQ llevamos hablando ya tiempo de que, a la hora de definir y planear una estrategia de adopción de la informática en la nube con garantías, una de las herramientas más importantes es la utilización de estándares y procesos normalizados que tengan en cuenta el conocimiento previo y de los diferentes factores a tener en cuenta en este tipo de estrategias.

Sin embargo… en nuestro día a día con las empresas a las que ayudamos en esta tarea, nos encontramos con disparidad de criterios, en general, poco unificados y alineados, y con montones de proyectos ya en marcha, que están prácticamente fuera de flujos normativos y de Gobierno y que, como consecuencia, incrementan el trabajo necesario para dicha racionalización de procesos y plataformas, introduciendo caos y desconcierto en lo que a la adopción y uso de la nube se refiere en los tradicionales y bien organizados procesos de IT.

Las empresas proveedoras de servicios de nube tienen sus propios criterios que, a menudo, están muy focalizados en sus buenas prácticas y “en su nube” dejando al margen otros enfoques de gobierno que se adecuen a un entorno más real de servicios de nube multi-proveedor. Nos encontramos con las propuestas de normalización o gobierno de Microsoft para Azure, con las de AWS, con las arquitecturas de referencia Cloud de IBM… por mencionar algunas.

Hoy es frecuente que las empresas utilicen, como mínimo, dos proveedores de nube simultáneamente, y ése es un motivo más para realizar un esfuerzo extra de normalización de los procesos de control, explotación y gestión de la nube, en general, en las empresas y organizaciones.

A continuación expresamos el itinerario que, desde nuestra experiencia de más de siete años de servicios de nube a diferentes organizaciones de diferentes tamaños, hemos encontrado más adecuado a las diferentes exigencias y sobre el que hemos podido crear procesos y herramientas que ayudan de forma significativa a una adopción regulada, coherente y controlada con garantías de éxito en el alineamiento de los entornos de IT basados en la nube, independientemente del proveedor o proveedores que se estén utilizando.

La propuesta de Adopción de nube de SolidQ

El proceso es un camino planificado y coherente, que nos lleva desde el conocimiento (awareness) hasta la plena adopción y explotación de cargas de trabajo y proyectos en sistemas de IT multi-nube.

Los principios fundamentales están basados en recomendaciones y estándares internacionales, unas veces generales para IT y otras introduciendo nuevos criterios y normas centradas en los sistemas de información en la nube en particular. Por lo tanto, el enfoque es sólido. Abraza los procesos y criterios tradicionales e incorpora las mejoras y consideraciones de los sistemas de nube pública y sus aspectos críticos a considerar.

Figura 2. Proceso de Adopción de Nube (SolidQ Cloud Adoption Program)

 

Orientación / basado en estándares

 Son muchas las definiciones de nube y las propuestas de organización que se han realizado desde organismos de investigación (Berkeley), el NIST (organismo americano) y cada una de las empresas que promueven y venden sus servicios de nube basados en su excedente de IT y sus múltiples centros de datos distribuidos por todo el mundo.

A partir de 2013 y 2014, el ITU (organismo de telecomunicaciones de la ONU) y diferentes agencias internacionales de normalización (ISO-IEC), se pusieron a trabajar en un marco de referencia normativo para controlar y gestionar mejor las diferentes propuestas de nube que ofrecían empresas en todo el mundo, como criterio para que las organizaciones tuvieran definiciones, procesos y mecanismos de introducir, controlar, gestionar y explotar sus sistemas de información bajo este nuevo paradigma.

Figura 3. Estándares internacionales ISO/IEC para Cloud computing

Con estas definiciones, procesos, actores y actividades, desde SolidQ proponemos la organización de los procesos de nube independientemente de qué nube o nubes se utilicen en la organización. Empezando por el conocimiento y la educación en las características diferenciales del modelo de nube y sus tipos de capacidades según el ISO-IEC 17788: infraestructura, plataforma y software como servicio y sus diferentes categorías.

No podemos obviar esta parte de los estándares que introducen el concepto de aspectos transversales u horizontales que se deben definir y orquestar para el correcto control, gestión y gobierno de la nube en la organización. En la siguiente tabla se enumeran los conceptos transversales fundamentales según la definición del ISO-IEC 17788.

Tabla 1. Aspectos transversales a contralar y organizar en un escenario multi-nube

Todo eso nos lleva a plantear el siguiente proceso, que hemos madurado y que usamos con herramientas y cuadros de mando creados para la correcta implementación completa de los puntos esenciales de la administración y gestión de IT en nube pública en una organización, con soporte a múltiples proveedores de nube.

Conviene notar que el proceso es completo si bien, desde SolidQ lo ofrecemos como servicios independientes que se pueden realizar en diferentes momentos en el tiempo y con diferente alcance en función del grado de conocimiento del modelo de nube y de la experiencia previa y preparación anterior de la organización que se plantea este proceso. Si bien, es importante remarcar que la secuencia y los objetivos de cada fase sigue un plan racional e incremental de mejora continua que siempre debería ser el core de cualquier proceso de adopción, independientemente de con qué empresa se realice finalmente.

Fase de trabajo 1. Awareness (conocimiento y educación)

Esta fase se caracteriza por la realización de una formación intensiva, genérica (definiciones, roles y procesos) primero, para poder aplicarla a cualquier nube pública y no centrarnos únicamente en una en particular y una segunda intensificación con ejemplos de la vista de implementación ya con una nube en particular o varias de ellas.

Figura 4. Fase de conocimiento y educación en nube

Introducción a la informática en la nube, conceptos y definiciones, la vista de usuario y vista de componentes y sus diferentes roles, subroles y actividades, deben sentar las bases de los procedimientos de la organización que tendrán que adaptarse al nuevo modelo. Esta formación debe ayudar a las organizaciones a perfilar las responsabilidades y las actividades que tendrán que introducirse en el modelo de la empresa, quién y cómo deben realizarse procesos como la auditoría, la contratación, la medición, aprovisionamiento, entrega de servicios, etc.

Como punto clave, en nuestra formación siempre diferenciamos bien los conceptos fundamentales de las implementaciones concretas de cada proveedor de nube, que completa la formación, con las propuestas reales de aprovisionamiento y gestión de servicios IaaS/PaaS en cada nube, y los componentes concretos para las diferentes necesidades.

Fase de trabajo 2. Estudio, análisis (assessment de adopción de nube)

La formación termina con un conjunto de reuniones con el cliente para planificar las siguientes fases, principalmente la fase 2, assessment o estudio de adopción/migración.

En la fase de assessment, se perfila el catálogo de aplicaciones o cargas de trabajo que la organización considera que podría transferir desde un modelo on-premises (de informática local o de centro de datos privado) a un modelo de nube en cualquiera de los proveedores existentes (Cloud bróker).

Figura 5. Fase de assessment (estudio y perfilado de soluciones a migrar)

Se trabaja con los equipos del cliente para el descubrimiento y perfilado de cargas de trabajo, componentes y posibles vías de migración o transformación a IaaS o PaaS dependiendo de las características de funcionamiento, logs, volumetría, características de hardware, software, licenciamientos, etc.

En la fase de assessment, las salidas del proceso son, por una parte, los cuadros de decisión con la información recogida y las recomendaciones, y una ponderación de la mejor opción a la hora de garantizar el éxito del proyecto de migración (según los objetivos de la organización, se valoran aquellas que presentan un mayor índice de éxito en función de los datos recogidos).

Por otro lado, se realiza de forma conjunta con el cliente un plan de trabajo inicial para la migración de uno o más sistemas a la nube, en colaboración con los equipos de IT y proveedores del cliente, de forma que se puedan orquestar los procesos y las actividades necesarias (del modelo normalizado y basado en estándares) ya aplicados a un proceso de adopción/migración concreta.

Fase de trabajo 3. Implementación de pilotos (migraciones y/o desarrollos)

Con una visión clara de algunos (o todos) de los sistemas de IT del cliente susceptibles de ser migrados a la nube, y con un plan de trabajo ya consensuado con el cliente, teniendo en cuenta las fases anteriores… se plantea el primer proyecto de migración/desarrollo del cliente en la nube.

En esta fase se consensua con el cliente qué sistema desea abordar y se realiza un plan detallado en función de las características del proyecto. Generalmente son proyectos de migración a IaaS o de transformación a PaaS, cada uno con sus particularidades y fases. Se gestiona el proyecto, se revisa la arquitectura y se adecúa a las capacidades de nube en las que se trabajará (IaaS/PaaS/SaaS). Se diferencia infraestructura, código y datos, y se definen los criterios de testing para determinar el rendimiento adecuado del sistema, igualando o mejorando el rendimiento inicial en un modelo on-premises (nube privada).

 Figura 6. Fase de piloto (migración, adaptación o desarrollo)

Finalmente se establecen y se implementan los criterios de monitorización, auditoría, seguridad… (aspectos transversales) de forma que se tenga controlado el nuevo sistema no sólo desde el punto de vista no funcional y funcional, sino considerando todos y cada uno de los aspectos transversales que la normativa introduce. De esta forma mantenemos los principios y criterios establecidos desde las primeras fases de nuestro viaje a la adopción de la nube.

Este proceso puede repetirse para diferentes soluciones, y con diferentes grados de involucración de SolidQ. De esa forma el equipo del cliente gana en expertise y confianza, y se afianzan los conocimientos no sólo teóricos, sino prácticos, en la adopción de la nube con sistemas concretos en diferentes tipos de capacidades de nube. Durante el proceso se mejoran procesos, se acotan los roles y sus funciones y se documenta todo el proceso más allá de lo que es la aplicación en sí misma.

Idealmente, esta fase debería repetirse con sistemas en diferentes nubes, para adecuar la vista de implementación a las diferentes propuestas o proveedores de nube pública que se utilicen en la empresa.

Fase de trabajo 4. Adopción y racionalización

Con unas cuantas iteraciones de la fase de trabajo 3 de implementación/piloto, contemplando soluciones IaaS, PaaS e híbridas, y con implementaciones en, al menos, dos nubes públicas, la organización está preparada para asumir de forma integral, un proceso de nube gestionada y controlada.

Figura 7. Fase de adopción y racionalización de procesos de nube en la organización

El proceso de adopción se centra mucho más en la racionalización de los procesos inherentes a la gestión multi-nube en la organización. Se deben contemplar los procesos de compras, de monetización y control del gato, la predicción del crecimiento y los mecanismos de control y reducción del mismo para los sistemas que no deben utilizarse o que tengan restricciones horarias que permitan moderar el consumo en función de dichos horarios y de forma automatizada.

Se perfilan procesos para sistemas IaaS y PaaS en diferentes proveedores de nube y se refuerzan los procesos de operación y DevOps para la gestión automatizada y detección de posibles problemas en los entornos de nube que se utilizan en la organización. En esta fase se racionaliza el uso horizontal de la nube y se detallan cuáles son los procesos para la decisión de la mejor opción de implementación en función de las necesidades y requisitos de los sistemas (Cloud brokering), haciendo un uso extensivo de las arquitecturas de referencia para cada una de las cargas de trabajo consideradas.

Fase de trabajo 5. Explotación y automatización de procesos.

El trabajo más duro está hecho. En la fase de trabajo 5, ayudamos a las empresas a consolidar líneas de trabajo (pipelines) de operación y gestión automatizada. Haciendo uso de las cargas de trabajo y soluciones que las organizaciones ya tienen en la nube, nuestros equipos mixtos de Servicios de Cloud y de Business Analytics, trabajan con nuestros clientes de forma conjunta para la recogida de información (la nube nos ofrece muchos puntos de información para su análisis) y su transformación en conocimiento que permita a las organizaciones crecer y mejorar la consecución de sus objetivos de negocio, a partir de los resultados y el funcionamiento de sus sistemas en nube pública o híbrida.

Figura 8. Fase de operación y analítica

Se realizan diferentes prospecciones conforme a los objetivos de la organización: reducción de costes, detección de nuevos nichos de uso de la nube, mejoras de negocio a través de servicios basados en PaaS/SaaS…

Se utilizan sistemas analíticos en nube, se recoge información de uso de la nube, se extrae la información, se transforma, y se carga en sistemas de BI que nos ayudan a detectar y predecir comportamientos y a mejorar proceso. Se usa aprendizaje automático (ML), cuadros de mando, y sistemas de analítica para la recogida y tratamiento de información, en diferido o en tiempo real, según las necesidades.

Y se construyen cuadros de mando y sistemas automatizados que permiten mejorar los objetivos de la organización en los aspectos considerados en los proyectos de operación y analítica de nube.

Conclusiones

En este artículo hemos presentado de forma resumida un itinerario racional y contrastado de adopción del modelo de nube, de forma independiente al número de nubes con las que nuestra empresa quiera trabajar.

Destacamos la falta de la fase de assessment, tan importante para poder garantizar el éxito en los proyectos que deseamos mover a la nube pública. Las empresas intentan determinar de manera rápida y, a menudo, de forma no empírica, la idoneidad de llevar una carga de trabajo a la nube, lo que representa, en gran medida un importante factor de riesgo.

El proceso de adopción presentado tiene en cuenta todos los factores de éxito que ayudan a garantizar una adopción racional y con garantías. Basada en estándares internacionales de amplia adopción y con especialización en estándares para la nube. Se complementa con procesos y mecanismos de trabajo en los esquemas de nube, a través del proceso conocido como SolidQ Cloud Adoption Program (CAP), que hemos llevado a cabo total y parcialmente en diferentes empresas y que es objeto de normalización a través de herramientas y marcos de trabajo en los que estamos trabajando para ayudar a acelerar el proceso de adopción de la nube de las organizaciones, trabajando de forma conjunta en equipos mixtos de nuestros profesionales y mentores con los equipos del cliente.